Púrpura trombocitopénica idiopática: ¿qué es? ?>

Púrpura trombocitopénica idiopática: ¿qué es?

La púrpura trombocitopénica idiopática es una enfermedad que afecta, por lo general, a niños entre 2 y 6 años. Este es un padecimiento hemorrágico de origen autoinmune, y su característica fundamental es las plaquetas se destruyen prematuramente.

Lo que sucede en el torrente sanguíneo es que un anticuerpo, normalmente de la clase IgC, se une a las glucoproteínas plaquetarias, y luego se elimina por el sistema fagocito mononuclear.

 

Una enfermedad rara

Estadísticamente, la prevalencia de la enfermedad es de alrededor de 5 casos por cada 100 mil niños nacidos vivos y de menos de 15 años. En la actualidad el término idiopática no se utiliza, pues se refiere a que el origen de la trombocitopenia no se conoce. Se denomina púrpura por los hematomas que aparecen en la piel y son característicos de este padecimiento.

Se dice que la enfermedad es autoinmune porque es el propio organismo es el que ataca las proteínas que forman las membranas de las plaquetas, que son las encargadas de formar los coágulos de sangre. No se adquiere por herencia ni tampoco por contagio, y generalmente aparece después de ciertas infecciones virales.

¿Cómo detectarla? Si notas que en la piel de tu niño aparecen de manera espontánea hematomas y petequias o sangramiento en las encías o por la nariz, puedes sospechar de la aparición de esta enfermedad. En el caso de las niñas pueden ocurrir incluso sangramientos vaginales. En este caso se le debe hacer un conteo de plaquetas, y si este da menos de 20 mil/ul se comienza a diagnosticar la enfermedad.

En los casos más graves, se pueden producir sangramientos intestinales o cerebrales, los que son generalmente fatales. Incluso, un leve traumatismo abdominal puede ocasionar hemorragias internas que conducen a la muerte.

Los tratamientos más aceptados incluyen la administración de prednisona, así como transfusiones de sangre y/o plaquetas. Para controlar el sistema inmune se recomiendan las gammaglobulinas. En los casos más graves, se llega a extirpar el bazo.


Comments are closed.