Las manos de los bebés: tamaños y significados ?>

Las manos de los bebés: tamaños y significados

Además de sus rostros rechonchos y sus pies diminutos, el siguiente punto que mayor atención llama de un bebé son sus manitas. No solo es de las primeras cosas que los padres revisan en los recién nacidos, sino que también son las que brindan unas de las mejores sensaciones. Nada como un apretón de tu bebé en tus dedos.

Si bien cuando nacen parecen extremidades que solo utilizan para perretas, a través de ellas tendrás una de las mejores maneras de saber lo que está ocurriendo con tu hijo.

 

Los significados ocultos en las manos

Con el pasar de los meses, las manos de tu bebé no solo evolucionan, sino que pasan a ser un medio de interrelación de estos con su entorno y de comunicación con las personas que lo rodean. Observándolo detalladamente podrás apreciar que cuando el niño se siente relajado y a gusto sus manos están igual de relajadas. Por el contrario estarán tensas cuando este mal, tenga hambre, sueño o simplemente necesite de ti.

También con sus manos te dará pistas de posibles molestias. Tocarse con frecuencia los oídos puede ser señal de infección. Así como manos azuladas un indicador de algún posible problema de circulación sanguínea o la presencia de manchas blancas que sugiere deficiencia de vitaminas en el organismo.

De igual manera, chupeteando sus manos tu hijo te avisará cuando le comiencen a salir sus pequeños dientes.

 

¿Por qué cambian de tamaño las manos del bebé?

Acabado de nacer, los niños tienen las manos más bien delgadas. Muy pronto estas se tornan más gorditas haciéndole hoyuelos en los nudillos. Esto se debe a que los bebés guardan grasa en esos lugares con la finalidad de sus manos permanezcan calientes.

Según crecen, el sistema termorregulador del niño va madurando y al no ser necesario este recurso, las manos comienzan a estilizarse al tiempo que desarrollan mayor movimiento.


Comments are closed.